UNIVERSITARIOS online

8 de agosto de 2020 Desactivado Por C.U.R

La palabra volver, en general, tiene un importante contenido de nostalgia. A partir del famoso Volver, aquel tango que entonara maravillosamente El zorzal criollo, y pasando por ese otro tangazo, de 1932, La casita de mis viejos, la idea de volver se nos ha hecho carne a los argentinos como algo cargado de nostalgia. Y es claro que, en nuestro país, se hace un ejercicio de esta característica tan propia. Pero hay otros modos de volver. Es posible volver con alegría y no con la frente marchita. Es posible volver con todas las ganas. Es posible volver con todo el entusiasmo. Es posible volver
sabiendo que nunca nos habíamos ido. Es posible volver para reencontrarnos en la felicidad de lo que amamos. Es posible volver a la Sala de Esgrima, a la cancha de Rugby y al sintético de Hockey sabiendo que nos vamos a reencontrar con los amigos de siempre, con esos amigos tan necesarios, con esos que compartimos la pasión por el deporte, con esos que compartimos el abrazo en los triunfos así como en las derrotas. Sí, claro que es posible volver con esa energía que desborda y sentirnos, otra vez, en casa, porque Universitario es nuestra casa y lo sabemos y lo sentimos.
Hemos convocado a algunos deportistas para que nos relaten qué se siente al volver a estas raíces maravillosas que son el deporte bajo el azul y negro de nuestros corazones. Rugby, Esgrima y Hockey, en estos primeros relatos, acerca de los sentimientos de amor por lo que hacen cada uno de atletas, por volver al esfuerzo de los entrenamientos, a esa sana ambición por mejorar y lograr la superación personal y grupal. Agradecemos a cada uno de ellos, tan queridos por todos, por esta colaboración con revista Universitarios y por sus cálidas palabras.